La radiación estimula a los paneles solares, éstos a su vez generan electricidad que es recogida por un  inversor y a través de éste se obtiene la corriente eléctrica que puedes usar en tu casa o negocio.

El inversor va conectado al centro de carga que está conectado a la red de CFE.